Este es otro tema que me ronda mucho, ¿por que nos asustan los sabores fuertes, o mejor los sabores definidos? Cada día me encuentro con mas personas que los sabores contundentes le asustan, o no los siente cómodos, pero si están aceptando una salsa de tomate, una mayonesa industrial, que son sabores que esconden y homogenizan todos los demás. Que esta dispuesta a comerse un plato bonito, por que lo siente mas amable, (la estética es importante, pero no fundamental) ojala con un sabor plano, que sea fácil de comer, y con el cual se sienta cómodo. Por este proceso de querernos sentirnos urbanos preferimos cualquier cosa, de comida procesada, a una deliciosa comida criolla, limpia, fresca y con sabores no homogéneos pero si enriquecedores y inspiradores. Debemos perderle el miedo a la comida, a los sabores, debemos volver a atrevernos a probar, a descubrir nuestra riqueza de opciones, pues el posible resultado final sea la desaparición de toda nuestros productos de granja por los productos industrializados.